Fraude en venta de pescado en México

13

marzo

Autor: Redacción

13 marzo.- “Todos los días cientos de consumidores en México piden una especie y reciben otra (…) Esto es fraude, pues al final hay una carga que termina pagando el comensal, los pescadores y la salud de los mares”, reveló Renata Terrazas, directora de Campañas de Transparencia de Oceana México, la organización más grande del mundo, encargada de la conservación de los océanos, la cual dio a conocer el estudio Gato X Liebre.

Nuestra negligencia con el mar se asocia con la desinformación, asegura la especialista, por ello, a través de una investigación por ADN, se detectó que 31% de 400 porciones de pescado analizadas en 133 puntos de venta entre restaurantes, supermercados y pescaderías en Ciudad de México, Mazatlán y Cancún, no corresponde con el nombre de venta.

En un primer momento pudiera parecer inofensivo que en vez de mero nos den basa, por ejemplo, pero el problema es profundo y va más allá del cambio en el nombre del pescado. Esta facilidad de engaño sucede en un contexto de opacidad y negligencia de las autoridades pesqueras y sanitarias. Este fenómeno demuestra que las puertas están bien abiertas para que se mezclen, en distintos puntos de la cadena de valor, el producto ilegal y el legal, se explica en el informe. “Hoy no existen los sistemas, ni las reglas o leyes que nos permitan tener certeza sobre el tema”, dijo Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana México.

El estudio, además, realizó pruebas a 48 especies que resultaron ser 100. Esto significa que 52 especies de pescado fueron silenciadas. Mantener en secreto tantas especies puede significar que llegará el momento en que estas desaparezcan sin darnos cuenta. Incluso 11.2% de las muestras encontradas se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entre ellas, tiburones y anguilas.

El estudio

Ésta es la primera investigación que hace este organismo desde su llegada a México, el año pasado. Estuvo a cargo del doctor Adrián Munguía, especialista en genética, quien con su equipo tomó las muestras de junio a octubre pasados. A partir de la extracción de ADN se aisló el gen conocido como “código de barras”, el cual permite hacer la identificación de cada especie. Éste se secuenció y se comparó con las bases de datos.

Se hizo la comparación con los nombres comerciales utilizando tres bases de datos que contienen nombres comunes y científicos de peces en México: el catálogo de Cicimar sobre especies de interés pesquero en el Pacífico mexicano; el de peces comerciales marinos de México, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, y la lista de nombres comunes en español para México de la base de datos FishBase.

Campeones del disfraz

De acuerdo con los resultados, 95% de las veces que se pidió marlín, se trataba de otra especie, como el atún o el tiburón sedoso y zorro. “Aquí no sólo no nos dieron lo que decían sino que nos dieron especies en la lista roja de la UICN”, explica Terrazas.

El sierra, por su parte, tiene 89% de sustitución; el robalo 53%, sin embargo, su sustitución normalmente es por algo de características similares. El huachinango tiene un nivel de sustitución de 54%, generalmente cambiado por raya látigo, que es mucho más barato.

Encuentra la nota original en El Economista

Articulos Relacionados

Malas noticias: WhatsApp tendrá publicidad y así se verá

Ciudad de México, 22 de mayo.- WhatsApp es una de las plataformas que más nos gusta...

- 22 mayo, 2019

Por: Redacción

Presenta Germán Martínez Cázares al Consejo Técnico del IMSS su renuncia a la Dirección General del Instituto

Ciudad de México, 21 de mayo.- Germán Martínez, el dirigente del Instituto Mexicano del...

- 21 mayo, 2019

Por: Redacción

Seguritech busca reducir brecha digital con vigilancia satelital

Con información de Excélsior Ciudad de México, 21 Mayo.- Ariel Picker, Presidente de Grupo Seguritech,...

- 21 mayo, 2019

Por: Zansmez