Mujeres indígenas, ante la discriminación y el rezago histórico

Históricamente las mujeres indígenas han sufrido violencia y discriminación.
Mujeres indígenas, ante la discriminación y el rezago histórico

Este 05 de septiembre se conmemora el Día internacional de la Mujer Indígena, el cual tiene verificativo desde 1983, cuando se instituyó la fecha en honor a la lucha de Bartolina Sisa, una mujer de procedencia aymara que se opuso a la dominación colonial y fue asesinada en La Paz, Bolivia. 

Dicha fecha quedó instituida durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América que tuvo lugar en Tiahuanaco, Bolivia, y su esencia se dispersó por todo el continente, sobre todo porque busca dignificar a las mujeres indígenas, al tiempo de reconocerles por su participación en la lucha por sus pueblos, comunidades y cultura. 

En México, de acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda en 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) existen 23.2 millones de personas de tres años y más que se autoidentifican como indígenas, de las cuales 11.9 millones son mujeres, lo que representa el 51.4%. 

No obstante, este segmento de la población históricamente sufre en el acontecer diario importantes brechas sociales que lo relegan de la vida económica, el mercado laboral, los servicios de educación y de salud, los espacios políticos, el acceso a la alimentación digna y, por si fuera poco, lo expone a la violencia. 

Además del machismo y la discriminación de raza, está ultima por cuestiones tan inverosímiles como la vestimenta, el idioma o el color de piel, las mujeres indígenas en México y en gran parte del mundo, deben sobreponerse a una serie de estereotipos que incluso las ridiculiza o les niega el acceso a los derechos fundamentales. 

Avances a cuentagotas  

Diversas voces de expertos y académicos han coincidido en que las mujeres indígenas yacen como pilar de los pueblos originarios; ya que, desempeñan un rol fundamental en la preservación y transmisión de los usos y costumbres, así como de las tradiciones. 

Asimismo, desempeñan el papel de figura asociativa tanto del entorno colectivo como comunitario, al constituirse como guardianas del conocimiento científico y los recursos naturales adyacentes a las culturas indígenas. 

Sin embargo, a pesar de estas cualidades, las mujeres indígenas sufren, como ya se mencionó, de constante discriminación y son susceptibles a la violencia en los diferentes entornos donde se desenvuelven. 

Incluso, algunos datos oficiales apuntan a que, una de cada seis mujeres hablantes de alguna lengua indígena no sabe leer ni escribir. 

Y todo esto sucede en un escenario donde se supone que organismos internacionales, organizaciones civiles y los gobiernos han realizado esfuerzos por mejorar la situación para estas mujeres. 

De hecho, a nivel internacional se cuenta con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, para la protección de los derechos humanos, así como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. 

Pero a pesar de ello, los avances son poco notorios, sino es que casi nulos. Por ello, algunos voceros enfatizan en la necesidad de llevar a cabo acciones reales, dejando de lado las simulaciones en favor de las mujeres indígenas; además de señalar como un buen canal en estos tiempos, la tecnología, para dar voz a este segmento tan castigado de la sociedad. 

Querétaro avanza en materia  

Hace algunas semanas el gobierno de Querétaro anunció que el siguiente año tomará forma el Instituto Estatal de los Pueblos Indígenas, mediante el cual se apostará por el desarrollo, integración y defensa de los pueblos originarios, lo cual es una buena noticia porque traerá consigo oportunidades para las mujeres indígenas. 

De hecho, la Secretaría de Salud (SESA) del Estado de Querétaro, se sumó a la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el pasado 9 de agosto, bajo el lema “El papel de las mujeres indígenas en la preservación y transmisión del conocimiento tradicional”. 

Con este tipo de acciones, no solo se busca generar una mayor empatía, sino realmente empoderar a las mujeres indígenas respecto de sus derechos y su rol dentro de sus comunidades, y de la sociedad en general. 

Y finalmente, también es tiempo de que se reconozca su labor en las esferas social, político, económico y cultural en el estado, donde los pueblos originarios tienen presencia en 15 de los 18 municipios de la entidad. 

Noticias Relacionadas

Destacadas

Lo mas comentado