Investigan uso de luz Ultravioleta B para hortalizas

Investigan uso de luz Ultravioleta B para hortalizas

Fortificar verduras a través del estudio e implementación de la luz Ultravioleta B (UVB) para contribuir a la salud de los consumidores -como parte de un prototipo de invernadero en el campus Amazcala- es la investigación que lleva a cabo la Mtra. Diana Sáenz de la O, alumna del Doctorado en Ingeniería de Biosistemas, con financiamiento del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper) 2021.

Detalló que la idea surgió con su tesis, orientada a la estimulación con luz UVB en la producción de metabolitos secundarios en plantas de tabaco que, al mismo tiempo, les da protección para que toleren condiciones de sequía. La investigación la llevó a Suecia para realizar los experimentos, tras lo cual formuló la propuesta de construir en Amazcala una instalación propicia para poder hacer este tipo de estudios.

“Trabajé con tabaco porque en el laboratorio investigamos el mecanismo de defensa de las plantas y descubrimos que estas tiene un gen que les da resistencia, lo que comprobamos al irradiarla con luz UVB, pero en el prototipo que estamos planteando usaremos lechuga, pues tras notar la ausencia de factores de estrés en los invernaderos que estimulen la producción de metabolitos en las hortalizas, decidimos probar de la misma manera su mecanismo de defensa y, con ello, hacerlas más nutritivas”, indicó.

Luz natural

En relación con el prototipo del invernadero, señaló que consistirá en una estructura vertical con tres bases -cada una con diferente condición de luz- y acuaponía como sistema de producción para la recirculación del agua. En la primera base, la lechuga recibirá solamente luz natural. La segunda contará sólo con luz blanca; y la tercera tendrá luz blanca y leds de luz UVB.

“Veremos plantas irradiadas tanto con la luz necesaria para su fotosíntesis, como con luz UVB; por eso esperamos que sean plantas más fuertes, coloridas y más nutritivas”, puntualizó.

Subrayó que el fin va más allá de replicar lo realizado por el grupo internacional UVB for plants, ya que retomarán parte de sus pruebas y las adaptarán a las condiciones mexicanas, “es un reto porque también es incursionar con un desarrollo tecnológico en un área que no he estado antes, por eso considero importante vincularse con otras disciplinas, sin ello no sería posible esto.

Me emociona contar con esta oportunidad, en la que también abono y retorno un poco de lo mucho que la Universidad Autónoma de Querétaro me ha dado”, concluyó.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Lo mas comentado