Bullying, un mal que aqueja a la mitad de niños queretanos

El bullying puede derivar en otros males como el suicidio.
Bullying, un mal que aqueja a la mitad de niños queretanos

La violencia se ha convertido en un tema recurrente en el país, aunque lo más lamentable yace en que ha escalado también en el ámbito escolar, incrementando los casos de acoso escolar o mejor conocido como bullying.  

Por tal motivo, vale la pena la reflexión y el análisis de la situación durante la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia y el Acoso Escolar, celebración instaurada para tener verificativo cada primer jueves de noviembre de cada año.

El objetivo de dicha celebración apunta a la erradicación de todo tipo de violencia que afecta a la población infantil y que en el peor de los casos provoca terribles secuelas psicológicas. 

De acuerdo con un estudio de “Bullying sin Fronteras”, México es uno de los países con mayor incremento de casos de acoso escolar, donde al menos siete de cada 10 niños sufren todos los días de algún tipo de violencia y/o acoso. 

Asimismo, cifras del Consejo Ciudadano para la Seguridad y justicia de la Ciudad de México, indican que, en las escuelas de educación básica de todo el país, los casos de bullying se han incrementado en un 13% desde 2019, lo cual es alarmante, sobre todo porque en el periodo entre 2020 y 2021, los números habían bajado como resultado de los confinamientos.  

Actualmente, se sabe que, del número de llamadas que se hacen para denunciar algún caso de acoso escolar, 56% corresponden a niñas y 43% a niños; en tanto, un 54% oscila entre los 12 y 15 años; 18% entre 7 y 11 años; y el 10% entre 16 y 17 años. 

Esta situación además de provocar múltiples situaciones que regularmente acaban en tragedias, también han dado parte al suicidio, como lo revela la Organización mundial de la Salud, al afirmar que los casos de bullying suelen derivar en que alrededor de 200 mil niños y jóvenes se quiten la vida. 

Bullying en Querétaro  

La situación de acoso escolar y violencia en Querétaro no dista de lo que ocurre en el resto del país, por lo que la sociedad civil, organizaciones y las mismas autoridades han instado a ordenar y fortalecer tanto los instrumentos jurídicos como lineamientos para la atención, prevención y erradicación de casos de violencia en las instituciones educativas del estado. 

Y es que, de acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), en la entidad cinco de cada 10 niños sufren bullying, siendo un nivel menor a la media nacional, aunque no por ello menos grave, y dicha situación principalmente se presenta en los últimos grados de primaria y en la secundaria. 

El problema se agrava al conocer datos de la Asociación Cambia una Vida, los cuales indican que el 80% de los menores en las escuelas sufren maltrato psicológico en sus familias. 

Recién este año, se suscitó un caso que indignó a la sociedad no solo de Querétaro sino de todo el país, cuando un menor de 14 años tuvo que ser hospitalizado tras sufrir quemaduras de segundo y tercer grados provocadas por sus compañeros de clase en una Telesecundaria de la entidad. 

Medidas para revertir el problema  

Por lo pronto, entre las medidas que se están reforzando y mejorando en Querétaro, Unidad de Servicios para la Educación Básica (USEBEC) y la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) trabajan coordinadamente para brindar asesoría y apoyo a la salud emocional de niños que han sufrido de bullying en escuelas públicas del estado. 

Asimismo, la USEBEC trabaja en la firma de un convenio con el DIF Estatal para reforzar los esfuerzos contra el acoso escolar; y uno más con la Defensoría de Derechos Humanos (DDH), para el asesoramiento de protocolos y procedimientos. 

De igual manera, en septiembre pasado en el Congreso Estatal se presentó una iniciativa de ley para Prevenir, Atender y Erradicar el Acoso y Maltrato escolar en Querétaro, en la cual se plantearon diversas sanciones contra el bullying, desde amonestaciones hasta la suspensión temporal o definitiva de instituciones públicas o privadas o personal educativo que cometa o permita esta conducta. 

Por todo esto, vale la pena que la suma de esfuerzos contra la violencia y el acoso escolar empiece desde los hogares, lugar donde se inculcan valores como el respeto hacia los demás.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Lo mas comentado