Absuelven a acusada de homicidio tras parto fortuito en Querétaro

24

enero

Autor: Redacción

Querétaro, 24 enero.- Dafne McPherson Veloz, quien había sido sentenciada a 16 años de prisión por “el homicidio” de su bebé tras un parto fortuito en febrero de 2015, ocurrido en la tienda Liverpool donde laboraba, fue absuelta y se ordenó su inmediata libertad.

En las audiencias previas a la de hoy, celebradas en el juzgado penal de este municipio, la defensa de Dafne presentó a tres testigos para acreditar que ella desconocía de su embarazo por padecer “síndrome de ovario poliquístico y no hipotiroidismo” como se dijo inicialmente, por lo que su bebé, de ocho meses de gestación, no recibió atención “de emergencia ginecobstétrica”.

La Fiscalía General del Estado (FGE), en tanto, presentó al médico forense Isaac Filisola Bover, quien, sin acreditarse como ginecólogo, habló sobre violencia obstétrica, síntomas y signos para identificar un embarazo y del padecimiento de ovario poliquístico; incluso mencionó que en Internet “hay abundante información” en la que puede sustentar sus dichos.

Respecto a cómo incorporó “la perspectiva de género” en el peritaje sobre la acusada, indicó que para redactar un informe se basa “en el método científico” sin observar diferencias entre hombres y mujeres, pues “no hay hombres embarazados”.

En su turno, Alma Angélica Avilés Salazar, perita en sicología forense de la FGE dio una amplia explicación sobre las diferencias entre su especialidad y la siquiatría, porque un siquiatra presentó un informe sobre la negación del embarazo que padeció Dafne.

Los abogados de la acusada le preguntaron por su cédula profesional para acreditar su labor, pero no la presentó.

En favor de Dafne, el médico siquiatra Emanuel Santos rechazó que la acusada conociera sobre su embarazo, con fechas y datos de las revisiones médicas que tuvo en la enfermería de la tienda donde trabajaba. En esas revisiones hubo detección de síntomas, pero nunca un diagnóstico de embarazo.

Además, señaló que Dafne fue estigmatizada socialmente por acusarla de aborto y luego de homicidio calificado, lo cual la llevó a una crisis emocional que requirió tratamiento siquiátrico.

Entre los testigos de Dafne estuvo el médico cirujano partero César Ruiz Cruz, quien presentó fragmentos de las videograbaciones de las cámaras de seguridad de la tienda donde se observa que en 30 minutos ocurrió todo, pero nadie la auxilió. Este martes continuarán los alegatos.

El 17 de febrero de 2015, la joven trabajaba en la tienda Liverpool de este municipio. Relató que de pronto sintió un cólico y acudió al sanitario, donde percibió que algo se desprendía de su cuerpo. Había tenido parto prematuro (por el tiempo de gestación corresponden de 32 a 35 semanas de embarazo).

En junio de ese mismo año fue detenida y acusada por “el delito de aborto”, el cual fue reclasificado a “homicidio calificado” de su hija de ocho meses de gestación. Tres meses después fue sentenciada a 16 años de prisión.

Contó que ella fue la primera sorprendida por su embarazo porque ya tenía una hija de ocho años; pero la segunda vez su cuerpo no registró cambios y tenía periodo menstrual de forma irregular, además asistía con regularidad al médico y no hubo diagnóstico de gravidez.

La organización Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social declaró que su defendida se desangraba debido al parto prematuro, pues se desmayó en tres ocasiones y tuvo conmoción.

La acusada fue atendida en el baño de la tienda por paramédicos del lugar y de una compañía privada. La gerencia de Liverpool no permitió el ingreso de personal de la Cruz Roja para que auxiliara a la mujer y a la bebé; sin embargo, la única sentenciada por la muerte de la menor fue ella.

En la dirección del centro penitenciario, McPherson refirió que tanto personal médico y de la Fiscalía General del Estado (FGE), así como su primer abogado y personas de su entorno social, le dijeron que ella era la única culpable de la muerte de su bebé, “por no actuar como lo debía hacer una buena madre”.

“Me hicieron sentir culpable por reaccionar como lo hice. Me dijeron que yo debí haber cuidado a la bebé, que debía haberla sacado del excusado. Pero yo no concebía el simple hecho de que había estado embarazada, que había tenido una bebé y ésta había muerto. Fue un proceso demasiado difícil, tardé mucho tiempo en asimilarlo, en aceptarlo, no he llevado un luto ni un duelo porque no he podido”, expresó

La joven rechazó la acusación de la fiscalía de que hubo dolo en la muerte de su bebé, al bajar varias veces la palanca del desagüe del baño. Dijo que eso no ocurrió, pues estaba conmocionada, porque hubo varias personas dentro del sanitario. Además la FGE no realizó una adecuada investigación, porque la acusación de homicidio está basada “en dichos” y no fue tomada en cuenta su versión.

Encuentra la nota original en La Jornada.

Articulos Relacionados

Buscan alternativas de promoción turística para Querétaro

Querétaro, 15 febrero.- Ante los ajustes presupuestales que se prevén para este año en...

- 15 febrero, 2019

Por: Redacción

El programa denominado Gobernador en Tu Calle recorrerá los 18 municipios del estado

Querétaro, 14 febrero.- Con la finalidad de escuchar las propuestas y necesidades de las y...

- 14 febrero, 2019

Por: Redacción

Autoridades atenderán 108 zonas de riesgo por lluvias en Querétaro

13 febrero.- Ante la temporada de fenómenos hidrometeorológicos, fueron detectadas 108 zonas de alto riesgo en el...

- 13 febrero, 2019

Por: Redacción